Prueba objetivo Olympus MZuiko 45mm F:1.2


A éste objetivo le tenía muchas ganas. Desde que hace un tiempo probé el PanaLeica 42.5 mm F1.2 estaba esperando ansioso una lente similar de Olympus. Cuando fue anunciada la serie de objetivos MZuiko ultraluminosos me alegré enormemente y pensé que mis plegarias habían sido escuchadas. En alguna ocasión había probado algún objetivo de enfoque manual de luminosidad muy alta pero a máxima apertura no había manera de acertar el enfoque allí donde quería y siempre me llevaba un disgusto cuando veía las fotos en el ordenador. Esa es la razón de que éste MZuiko 45mm F:1.2 me atraiga tanto ya que dispone de autofoco de última generación además de las ventajas de su diafragma 1.2: desenfoques muy acusados, facilidad para fotografiar con poca luz y otras que me he ido encontrando con el paso de los días que hemos pasado juntos.

En la mano es un objetivo contundente, pero sin llegar a ser grande. Sus medidas son de 84.9 mm de longitud para un diámetro de 70 mm con un peso de 410 gr. La rosca de filtro es de 62mm, está sellado contra agua y polvo y dispone de aro retráctil para enfoque manual, además de un botón para adjudicar una función que en mi caso ha sido la previsualización de la profundidad de campo.


La verdad es que es un vicio llevarlo en la bolsa y utilizarlo a máxima apertura para desenfocar los fondos, ¡los primeros días no hacía otra cosa con él!


El aspecto del bokeh o zona desenfocada me pareció fantástico, evidentemente mucho más acusado que en cualquier óptica de las que utilizo y además de una suavidad y calidad apabullante. Pero este objetivo, con una focal equivalente  a un 90mm en cámara de carrete, es un tele corto ideal para retrato:


Pero los teles también tienen la ventaja de que prácticamente no tienen  deformaciones y son ideales para captar imágenes con geometrias potentes:


Para fotografía de calle esos 45 mm se complementan de maravilla con el MZuiko 17mm. Con ellos dos la ciudad se convierte en un escenario al aire libre que han puesto para nosotros, y si no preguntádselo a Tino Soriano, jejeje. Este 45 mm permite poner cierta distancia con el entorno, pero sin comprimir demasiado los planos como sí hacen objetivos de focal más larga:




Pero cuando cae la noche empieza el milagro. A este objetivo le da igual si hay poca luz, podemos seguir fotografiando a pulso por la ciudad:


Un poquito de luz basta, la pantalla de un móvil en el oscuro interior de una iglesia es suficiente para enfocar y disparar al instante. Me ha parecido una pasada haber podido tomar fotografías sin trípode con un tiempo de exposición de un segundo sin que la imagen salga trepidada. Es mérito de la estabilización de la EM1 MKII, pero el objetvio ayuda:


No os penséis que sólo visito iglesias, eh, un concierto en un garito subterráneo también es buen sitio con poquita luz para retar al 45mm:


Vale, cambio de tercio. Ya sabéis que también me gusta la fotografía de aproximación de naturaleza y no podía dejar de probar las capacidades de este objetivo gracias a su mínima distancia de enfoque de 50 cm desde el sensor:


A diafragma F1.2 se vuelve complicado acertar el enfoque allí donde queremos, es conveniente hacer varias tomas para asegurarnos. A cambio, el desenfoque posterior es brutal! ¿Y que pasa si además ponemos un aro de extensión?


Pues que entramos en un mundo de una estética basada en las manchas de color en que se convierten las zonas desenfocadas y un enfoque muy selectivo, un camino por explorar. 
Ya lo comentaba más arriba, este objetivo es estanco al agua y el polvo. Lo primero es fantástico ya que combinado con la Olympus EM1 MKII que utilicé para esta prueba me permitió continuar fotografiando bajo la lluvia con la única precaución de que no hubieran gotitas en la lente frontal, queda feo en las imágenes de muestra :-)


En cuanto al comportamiento ante las altas luces, creo que estamos llegando a un punto de bonanza de las lentes que parece increíble. Incluso con el sol dentro del encuadre los reflejos y artefactos extraños son muy leves y prácticamente no hay merma en el contraste y el color:


Y ahora la pregunta del millón. ¿Es este nuevo 45 mm F1.2 mejor que su hermano de luminosidad F1.8? Pues claro, no puede ser de otra manera. Y yo respondo con otra pregunta. ¿Eso convierte al 45 F1.8 en un objetvio malo? Pues claro que no, hasta ahora ha sido mi compañero fiel en la bolsa a diario y lo continuará siendo, pero estos objetvios juegan en ligas diferentes, como su precio. Pongo unas fotos de muestra comparativas, son los Raw directos sin nigún tipo de tratamiento. Primero la imagen general para que veais de dónde he sacado las ampliaciones al 100%:


En primer lugar veremos la calidad de imagen de la zona enfocada a diafragma F1.8:

MZuiko 45mm F1.2 a F1.8
MZuiko 45mm F1.8 a F1.8
y para ver la calidad a máxima apertura del 45mm F1.2

MZuiko 45mm F1.2 a F1.2

Y ahora unas comparativas a diafragma F5.6, seguramente el que da más calidad en ambos:

MZuiko 45mm F1.2  a F5.6
MZuiko 45mm F1.8 a F5.6
Vale, y ahora veamos una cosa en la que me fijo mucho. ¿Hay diferencia en la calidad del desenfoque entre ellos? Para mí el 45mm F1.8 es un objetivo muy bueno, excelente en el aspecto que comento. Veamos imágenes comparativas a diferentes diafragmas:

MZuiko 45mm F1.2 a F1.8
MZuiko 45mm F1.8 a F1.8
Y ahora para comparar el 45mm F1.2 a diafragma F1.2
MZuiko 45mm F1.2 a F1.2
Ahora comparativa a F2.8

MZuiko 45mm F1.2 a F2.8
MZuiko 45mm F1.8 a F2.8
Y por último una comparativa a F8:

MZuiko 45mm F1.2 a F8
MZuiko 45mm F1.8 a F8
El MZuiko 45mm F1.8 es un objetivo excelente, el MZuiko 45mm F1.2 es extraordinario.
En resumen, el nuevo 45 mm ultraluminoso de Olympus vale lo que cuesta, que es mucho. Realmente   he disfrutado muchisimo con él y si le tuviera que poner un apodo sería "El Esperado", aunque después de probarlo creo que voy a cambiar a "La Bestia", se lo ha ganado. 
Os dejo alguna imagen más de muestra, siempre a pulso y con la EM1 MKII:







0 amigos han escrito: